Adicciones

Dixit

Las pajas mentales de nuestros autores.

Análisis televisivo

La crítica de series: un caos maravilloso

Michi Huerta

La crítica profesional, si es que queda algo de ella, encara el desafío de crear un discurso que mitigue la tiranía de lo inmediato y detecte lo perdurable.

Televisión de anteayer

Las series que contraprogramaron el franquismo

Josep Maria Bunyol

'Los Vengadores', 'Kung Fu', 'Los Intocables'... en los 60 y 70 las series de corte popular arrasaron en España y ayudaron a digerir los avatares sociopolíticos más traumáticos.

El arte femenino

Carta a… Dick

Bárbara Mestanza

Querido Dick, esto iba a ser un artículo sobre una serie con tu nombre en el título, basada en un libro con tu nombre en la portada. Pero ha terminado siendo esto.

Vientos de cambio en Poniente

Una serie para gobernarlos a todos

Antonio Ramón Jiménez

El éxito sostenido de ‘Juego de Tronos’ tiene su base en los fans, formada mayoritariamente por millennials. ¿Por qué? Porque la serie es una llamada a las nuevas generaciones contra la vieja guardia.

Series y ética

Sobre los insondables límites del humor

Marc Renton

'Seinfeld', 'Padre de Familia', 'The Office'... Repasamos los momentos clave de la televisión donde los límites del humor han suscitado más polémica. Expuestos los casos, que sea el lector quien decida dónde están esos límites.

'Por trece razones'

Males necesarios

Antonio Ramón Jiménez

'Por trece razones' es necesaria porque trata un tema tabú como es el acoso escolar y el suicidio adolescente, pero su factura deja un sabor agridulce.

La generación perdida

Mamá, soy millennial

Antonio Ramón Jiménez

Nuestro presente está diluido en una compleja maraña en la que la mal llamada generación perdida vive atrapada entre redes sociales, globalización 2.0 y la agobiante sociedad de la información. Y, por supuesto, los medios audiovisuales han tomado buena cuenta de ello.

Hooligans de nueva generación

Las series son el nuevo fútbol

Pep Prieto

Las series son el nuevo fútbol, pero nos joden más la vida. Sacan lo peor y lo mejor de cada uno, porque nuestro proceso de identificación con el producto nos lleva a proyectar toda una serie de traumas mal identificados y vidas deseadas.