Ahsoka Tano, antes y después en ‘The Mandalorian’
'The Mandalorian' (2x05): "La jedi"

Ahsoka Tano, antes y después en ‘The Mandalorian’

The_Mandalorian_tmporada-2

¿Es este el final de la relación Mando-Baby Yoda?

Empezamos una entrega semanal de recaps de 'The Mandalorian' y lo hacemos con un tremendo episodio que será clave para el futuro general de la saga 'Star Wars'.

Nivel de spoilers: medio

¿De qué trata?: En el capítulo 13, titulado La Jedi, el Mandaloriano viaja a un nuevo planeta, en su misión para encontrar a los miembros de la especie del crío –comúnmente apodado ‘Baby Yoda’–. Allí se encuentra un mundo gobernado por una cruel magistrada que tiene una poderosa enemiga. La enemiga es una Jedi, Ashoka Tano, que será justo lo que busca el Mandaloriano.

Después de todo lo construido hasta ahora (sentar las bases y volver a conceptos muy de la saga original, como la inspiración en el western y el género samurai), este capítulo 13 resulta un punto de inflexión decisivo en la evolución de The Mandalorian

¿Por qué? Por la llegada de Ahsoka Tano (Rosario Dawson). Su aparición no admite lugar a dudas. Como personaje clave en The Clone Wars y Star Wars: Rebels, las historias televisivas animadas creadas por Dave Filoni –director de este capítulo precisamente– la presencia de Ahsoka Tano supone que pronto The Mandalorian no tendrá más remedio que evolucionar.

Quizás deba abandonar la trama de Mando y el crío a favor de tramas que el universo Star Wars, en su vertiente más «lucasiana» está pidiendo a gritos. Y de esta manera llenar esos pasajes aún sin explorar de la línea temporal marcada por las películas. 

En este sentido, este capítulo supone una fuerte eclosión del universo Star Wars. La Jedi es la intersección de la que o bien, empezarán a surgir series spin off que exploren esas nuevas vías establecidas o bien deberá ser The Mandalorian quien las explore. Ya no hay marcha atrás y a juzgar por lo visto en este capítulo, debemos agarrarnos porque vienen curvas. 

Ahsoka Tano, de los personajes más queridos del universo da el salto a la imagen real en la piel de Rosario Dawson.

Su escena inicial es de lo mejor que nos ha dado la saga en los últimos años. Por suerte, la serie decide mostrar las cartas nada más empezar el capítulo. Se olvidan de marearnos con meras menciones, pistas y aperitivos. Van directos al grano y eso se agradece.

Porque no hay mejor manera para entrar en el mood Star Wars que con una lucha de sables láser. A partir de ahí, el capítulo avanza en su estructura semanal de misión/problema/resolución con un par de escenas muy bien resueltas a nivel de acción y de contenido. El capítulo 13 supone un punto de inflexión en la temporada y en la serie. La Jedi revela datos importantes de la vida del protagonista verde más querido de la televisión actual pero por encima de todo, sienta las bases de lo que está por venir.

Para fans de Baby Yoda: Quien esté viendo The Mandalorian para disfrutar de las monerías de ‘Baby Yoda’ –cosa estupenda, por cierto, la gracia de esta serie es que apela a la vez a distintos niveles de fans y espectadores más casual– este episodio quizás no será el suyo. Más allá de las cosas monas que realiza por ser como es, este capítulo no tiene hits como el momento galletas del episodio anterior.

La serie se confirma como el caballo de Troya plantado por Dave Filoni para devolver a la saga por la senda que nunca debió abandonar

Pero atención, porque, sin embargo, este es un episodio indispensable para saber más sobre su vida. Si lo que te interesa es ‘Baby Yoda’ como personaje, en La Jedi descubrimos sus orígenes y hasta su auténtico nombre, y hasta aquí puedo escribir. En este sentido, el episodio es un paso de gigante para el avance de The Mandalorian.

Para los fans más acérrimos de Star Wars: Este capítulo es agua bendita, como en general lo está siendo la segunda temporada de The Mandalorian. La serie se confirma en cada nuevo capítulo como el caballo de Troya plantado por el discípulo más fiel de George Lucas, Dave Filoni, con la ayuda de Jon Favreau. Un caballo regalado a la nueva estructura de Lucasfilm propiedad de Disney para devolver a la saga por la senda que nunca debió abandonar. 

Ellos –Filoni y Favreau– representan al antiguo régimen pre-Disney y están utilizando a The Mandalorian como la punta de lanza de todo aquello que deberá venir a partir de ahora. Este capítulo sabe a gloria para quienes hayan visto las anteriores series de Dave Filoni. Si ya las habéis visto, podréis intuir lo que supone la llegada de Ashoka Tano.

Y ojo, sobre todo, a esa mención a un personaje mítico del universo expandido que ya fue introducido en el canon con Star Wars. Rebels. Si acaba apareciendo en The Mandalorian será el regocijo supremo de sus fans.

Escrito por Guillem F. Marí en noviembre 2020.

Ver más en Imperios, Puerta estelar, The Mandalorian.