5 razones para ver ‘Bulletproof’
Imprescindibles

5 razones para ver ‘Bulletproof’

'Bulletproof' se estrena en AXN el 15 de octubre de 2020.

La serie británica recupera el esquema de las parejas de policías de toda la vida en un relato que no da respiro al espectador.

Bulletproof sigue a dos policías encubiertos, Aaron Bishop (Noel Clarke) y Ronnie Pike (Ashley Walters) encargados de perseguir a grandes criminales en el East End de Londres. A pesar de sus diferencias, Bishop y Pike están unidos por el mismo código moral y se complementan para trabajar en equipo, incluso cuando el conflicto entre ellos parece a punto de explotar.

La serie se estrenó en Reino Unido en 2018, con una gran acogida por parte de la audiencia, que se tradujo en la puesta en marcha de la segunda temporada. AXN la trajo a España el pasado 15 de octubre en exclusiva, y el Serielizados Fest proyectará el primero y estrenará el segundo capítulo el jueves 22 de octubre, en el marco de su séptima edición. La segunda temporada llegará el 26 de noviembre al canal.

1. Por ser de la vieja escuela

Se echaba de menos ver una serie de acción con una pareja de policías como las de antes. Se actualiza el contexto social y en algunos momentos tiene su punto de thriller típicamente británico, pero en general Bulletproof reivindica el esquema que tantas alegrías nos dio en el cine y la televisión de los años 70 y 80. Aquí también hay contraste de personalidades, cabreos en plena faena y maneras muy distintas de concebir la ley. Respira autenticidad y amor por el género.

2. Por sus guiños a lo procedimental

Con ilustres excepciones, la serie policiaca tradicional ha mutado. Ahora incluso aquellas que nacen procedimentales incluyen tramas que se alargan toda la temporada. Bulletproof no es una excepción, pero se agradece que haya casos conclusivos y que cuando toca se releguen al segundo plano los conflictos emocionales de sus protagonistas. Ojo, que son interesantes, pero al final de lo que tenemos ganas es de verlos manos a la obra. Que no haya episodios de mera transición se agradece: ir al grano se ha vuelto casi revolucionario..

3. Por sus escenas de acción

La corrección política nos ha vuelto unos blandengues. Y claro, que aparezca una serie de acción que no pida perdón por su sentido de la diversión nos enamora desde la primera secuencia. En Bulletproof las escenas de persecuciones y tiroteos tienen pulso, son muy violentas e incluso se ponen macarras. Los impactos de bala hacen sangrar y los golpes crujen, como debe ser. Demuestra, además, que se puede hacer una serie tensa y espectacular sin renunciar a la reflexión o el retrato social. Viéndola piensas en Bad Boys.

4. Por su suciedad

Quizás lo mejor de Bulletproof es que, más allá de su apuesta por la acción desacomplejada, no tiene ningún reparo en mostrar la cara más sucia del Reino Unido actual. Aquí no hay planos grandilocuentes de las capitales, sino un recorrido por los bajos fondos y sus imprevisibles habitantes. Esto lo traslada también a sus escenas más íntimas, donde los personajes se las ven con problemas terrenales, insidiosos y muy creíbles. Aun así, hay tiempo para las ocurrencias y alguna que otra salida de tono. Como en la vida misma.

5. Por la pareja de polis

Ashley Walters, también productor, y Noel Clarke, que muchos descubrimos en Doctor Who, molan mucho. Entienden perfectamente dónde se han metido y actúan en consecuencia. Son duros, chulos como un ocho y hablan más de la cuenta, pero también se nos antojan reales, tangibles y muy de su tiempo. Sus dudas y dramas se parecen a los nuestros, y cuando sacan la pipa sabemos que van a utilizarla, Y se nota que les encanta el género.

Escrito por Pep Prieto en octubre 2020.

Ver más en Polis y capos, Testosterona, Bulletproof.