'Perdidos': Todos somos Hugo "Hurley" Reyes
'Perdidos'

Todos somos Hugo «Hurley» Reyes

Abrams y Lindelof retratan en este personaje la figura del fan dentro de la misma serie, para hacer que el espectador sienta mayor empatía.

16 años (4, 8, 15, 16, 23, 42) después de que el vuelo 815 de Oceanic Airlines despegase rumbo a Los Angeles, los fans recuerdan como si fuese ayer el fatídico accidente que dio lugar a esta serie.

El mundo se divide entre Team Jack y Team Sawyer, pero lo que todos los fans de Lost tenemos claro es que nadie puede odiar a Hugo. Él fue el verdadero corazón de la isla y quien realmente mantuvo unido al grupo, y es que sus ricitos enternecieron hasta al duro de Swayer.

Una persona me dijo una vez: «Hurley te hace sentir como uno más de la isla». Abrams y Lindelof retratan en este personaje la figura del fan dentro de la misma serie; al hacer reaccionar a este protagonista frente a situaciones tensas, de una manera impulsiva a la vez que cómica para atraer más al espectador.

Ambos cocreadores plasman a la perfección en Hurley todos aquellos problemas e inquietudes que una persona corriente pudiese tener en el caso de encontrarse en una isla desierta, envueltos en la figura de un hombre de apariencia corriente. Sacar el tema más incómodo posible con gente a la que acabas de conocer, pisar un erizo de mar y pillar una indigestión de comer únicamente fruta, es lo que le sucedería a una persona cualquiera en una situación así.

Contar con médicos, expertos militares e incluso socorristas, no plasma un escenario favorable en el que alguien común pudiese destacar o incluso sobrevivir; pero en su contraposición aporta algo necesario que no se aprende en ninguna carrera: «la empatía». Su bondad y ayuda al prójimo resalta por encima de la del resto, siendo el primero en preocuparse porque Claire y el futuro Aarón coman. Esto junto a su valentía hicieron que se convirtiese en la verdadera constante del grupo.

No hay más que ver este momento:

https://www.youtube.com/watch?v=uGAA5fm0nEY

 

Y es que no era necesario hacer una lotería, no existía mejor candidato para dirigir la isla que él.

Escrito por Óscar Meire en mayo 2020.

Ver más en Lost.