‘Master of None’

En una galaxia muy cercana

Óscar Broc

Diferente, ácido, tierno, gracioso, Aziz Ansari desata su hasta ahora contenido talento para firmar una de las series más divertidas de la temporada. La nueva comedia americana ha encontrado a otro kamikaze emocional dispuesto a convertir su vida cotidiana en nuestro particular festival del humor. Imaginad una mezcla de Apu, Woody Allen y Louis C.K. ¿Sí? Ya podéis seguir leyendo

'First world problems'

No, esa tampoco la he visto

Jose Galbis

Para todos los que aún no se han atrevido a salir del armario. Salgan, desnúdense, peguen a su cuñado, a su primo, a su novio/a. Rompan el televisor y lancen el portátil con la web de Serielizados por la ventana… Después de leer este artículo.

'Narcos', tras Escobar

Don Diablo se ha escapado

Josep Maria Bunyol

La serie de Netflix, no ha tenido ningún reparo en aplicarle un corte de bisturí a la política de los Estados Unidos en relación con el narcotráfico. La ficción norteamericana parece estar adquiriendo un grado de autocrítica inédito en la mirada a su propia historia

La burbuja catódica va a estallar

¿La tercera edad de oro de la televisión? Mis coj*nes

Toni Garcia Ramon

La mediocridad campa a sus anchas en la caja tonta, de la misma forma que lo hace en el séptimo arte, la literatura o el arte conceptual. Por cada Matthew Weiner, Vince Gilligan o David Simon, hay veinte Kurt Sutter y cincuenta Ryan Murphy.

'Wet Hot American Summer: First Day of Camp'

En defensa de los tontos

Ricardo Jornet

Netflix ha vuelto a demostrar su independencia produciendo ‘Wet Hot American Summer: First day of Camp’, miniserie veraniega totalmente pasada de vueltas situada un mes antes del filme en el que se basa, y protagonizada por gente de la talla de Paul Rudd, Elizabeth Banks, Bradley Cooper o Amy Poehler. Se nos olvidaba: interpretando a gente de 18 años. Aprovechamos para hacer un repaso al humor desquiciado estadounidense.

Las series de DC y Marvel

Los superhéroes de Telépolis

Pep Prieto

Marvel y DC han llevado a la televisión su particular guerra mitológica, y ésta se está convirtiendo en el mejor ejemplo de las posibilidades narrativas de la serielidad contemporánea. ¿O no es la televisión el mejor formato posible para respetar el formato episódico de los cómics y hacer verdadera justicia a sus “crossovers”?