Eli Gold, un secundario superlativo

Final de 'The Good Wife'

Eli Gold, un secundario superlativo

eli gold alicia florrick eli gold el secundario superlativo alejandra palés serielizados

El cierre de 'The Good Wife' nos deja como legado una numerosa colección de personajes brillantes, entre ellos el asesor de campaña de Peter Florrick.

Eli Gold es Dios. Este artículo podría consistir simplemente en esta frase tan manida, porque, básicamente, es el resumen perfecto de la grandeza de este personaje. En una serie como The Good Wife, en la cual hasta el rol más esporádico tiene cuerpo y alma, es difícil ganarse el premio al preferido. El nivel de competencia es alto. Él lo ha conseguido, y muchos consideran que su carisma lo hace merecedor de su propia serie.

Encarnado por el escocés Alan Cumming, Gold representa una de las mejores características de la serie, la mezcla de seriedad e ironía, cuando no de humor desacomplejado. Empezó como un personaje que parecía de paso -solo tenía que aparecer en un capítulo- y ha acabado siendo imprescindible en la vida de Alicia Florrick y en la nuestra. Nos conquistó con su capacidad para soltar frases lapidarias, a menudo ofensivas, sin que se le moviera un mechón de pelo y con su sonrisa maliciosa que nos deja ver que siempre está tramando algo.

eli gold dedo eli gold el secundario superlativo alejandra palés serielizados

“Ha manipulado a todo aquel que se ha dejado pero también ha sido humillado y abandonado”

De Eli Gold hemos visto su cara obsesiva, histérica y maquiavélica pero también la vulnerable e, incluso, enamorada. Ha manipulado a todo aquel que se ha dejado pero también ha sido humillado y abandonado. Ha sido a través de su relación con los personajes femeninos de la serie (su hija, Alicia Florrick, Ruth Eastman, Natalie Flores, Courtney Paige…) que hemos tenido la oportunidad de conocer su parte más humana. El impacto de ellas en su vida ha hecho que se transfigure de lobo solitario e implacable a terrón de azúcar.

 

Gold vs Gold

marissa gold eli gold eli gold el secundario superlativo alejandra palés serielizados

“Ciertamente no sería el modelo de progenitor amoroso: los encuentros con su hija son batallas dialécticas en busca del ganador al mejor sarcasmo”

De todas sus facetas, una de las más celebradas, sorprendentemente, es la paterna. Antes de la aparición de Marissa Gold, interpretada por Sarah Steele, se nos hacía difícil imaginárnoslo como padre. Ciertamente no sería el modelo de progenitor amoroso: los encuentros con su hija son batallas dialécticas en busca del ganador al mejor sarcasmo. Juntos han formado la pareja cómica oficial de The Good Wife: él es el payaso serio cariblanco, elegante, petulante y autoritario; ella el augusto, capaz de desestabilizar a su padre con sus reflexiones y excentricidades.

La dinámica entre los dos personajes es uno de los mejores ejemplos que podemos encontrar en la televisión de cómo mostrar una relación paterno filial sin caer en la noñería, en la cual padre e hija se tratan de igual a igual. Al matrimonio King sólo les podemos echar en cara que nos los hayan dosificado demasiado.

 

Alicia y Eli, un tira y afloja constante

alicia florrick eli gold coche eli gold el secundario superlativo alejandra palés serielizados

“Aunque a los dos les costaría horrores reconocerlo, han construido una relación que se podría considerar de amistad y de admiración”

Si bien Eli Gold empezó como el escudero fiel de Peter Florrick, ha sido con Alicia con quien ha establecido una relación más compleja, basada en un tira y afloja constante. Aunque a los dos les costaría horrores reconocerlo, han construido una relación que se podría considerar de amistad y de admiración, sobre todo de él hacia ella. Porque tal y como le confiesa a Ruth Eastman (Margo Martindale), otro de los personajes femeninos de la serie que le han empujado a superar sus límites, la buena de los Florrick es Alicia. La posibilidad de que ella sea la verdadera política siempre ha estado presente, incluso en su primer encuentro. Él reconoce su talento y su valía mucho antes que lo haga su marido.

Quizás porque sabemos el aprecio y la admiración que siente por ella, una de las escenas más emocionales y devastadoras de toda la serie ha sido la confesión de Eli Gold sobre cómo metió mano en su relación con Will. Mucho más desgarradora que cualquiera de los momentos de tensión entre el matrimonio Florrick, es uno de los momentos dramáticos más álgidos de la serie. Con los platos que rompe Alicia en esa escena catártica, también se hace añicos una confianza nacida a pesar de muchos obstáculos.

Del asesor chulesco que entra en el despacho de Alicia en la primera temporada al que implora perdón delante de la puerta de su casa en la séptima temporada, hay un largo recorrido que los creadores de la serie han conducido magistralmente y sin perder nunca el hilo. Lo más triste de que The Good Wife eche el cierre definitivo es que nos deja huérfanos de personajes tan agradecidos como Eli Gold.

Escrito por Alejandra Palés en mayo 2016.

Ver más en America First, Picapleitos, The Good Wife.